Cerrar

Volver a la sección B-Travel Blog

Foto: Òscar Rodbag (Arxivo Patronat de la Vall de Boí)

La noche del 23 de junio se forma un camino de antorchas que bajan desde la montaña hasta el centro del pueblo, una tradición que hay que ver alguna vez en la vida

Correfocs (pasacalles con fuego), fuegos artificiales, fallas…el fuego cobra protagonismo la noche del 23 de junio en gran parte de Cataluña y en el municipio del Valle de Boí se vive un espectáculo único, lleno de luz, de connotaciones místicas y tradicionales, donde se dibuja un escenario en zigzag de teas encendidas que se mueve como una serpiente dorada que desciende desde la montaña hasta el pueblo: es ¡la bajada de las fallas!

La fiesta de las fallas es un evento ancestral que debería figurar en tu lista de imperdibles. No solo porque se puede disfrutar de un evento que ha sido declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, sino también porque es ideal para vivir de cerca un ritual que se viene desarrollando desde tiempos inmemoriales y que está íntimamente ligado a los ciclos solares y agrarios. Esta celebración dedicada al fuego y al solsticio de verano se realiza desde tiempos atrás como una forma de purificar y preservar de los malos espíritus a los campos, bosques y a la población.

Esta fiesta se vive en más de sesenta pueblos de los Pirineos andorranos, franceses, aragoneses y catalanes, entre ellos los del municipio del Valle del Boí integrado por núcleos urbanos como Durro, Boí o Taüll. En algunos pueblos las fallas coinciden con el solsticio de verano y la noche de San Juan que se celebra en toda Cataluña, lo cual las hace mucho más especiales.

Foto: Òscar Rodbag (Archivo Patronat de la Vall de Boí)

Días antes ¿cómo es la preparación?

Con el título, “Las fiestas del fuego del solsticio de verano en los Pirineos: Falles, Haros i Brandons”, esta tradición es reconocida a nivel mundial. Y nada se deja al azar ya que la fiesta se prepara desde días antes con la elaboración de las fallas que según la tradición de cada lugar pueden ser de diferentes maneras. Hay fallas (antorchas de madera) de una sola pieza, llamadas también rantiners, y otras que se elaboran con varias piezas de madera de pino sujetas con alambres y un mando de fresno.

¿En qué consisten las fallas en el Valle de Boí?

El descenso de las fallas comienza en el faro, un lugar elevado de la montaña con muy buena vista sobre el pueblo y desde este lugar, una vez encendidas las fallas, los falleros las cargan a hombro y bajan hacia el pueblo hasta llegar a la plaza, donde se forma una gran hoguera en torno a la cual la gente de pueblo baila. ¡Y la fiesta puede durar toda la noche!

Este 2023 puedes vivir las fallas en Boí (23 de junio), Barruera (2 de julio), Erill la Vall (8 de julio) o Taüll (14 de julio). La bajada de las teas también se realiza en una docena de  pueblos ribagorzanos.

Puedes obtener más información aquí ¡Elige el lugar y el día que mejor te vaya y vive en directo la magia del fuego!

 

Fotos: Òscar Rodbag (Arxivo Patronat de la Vall de Boí)

Más allá del fuego

Este ritual ancestral es sin duda un evento que hay que vivir alguna vez en la vida. Pero también es la excusa perfecta para deleitarse con las tradiciones, naturaleza o los principales atractivos del Valle de Boí, municipio formado por ocho pequeños núcleos de población de entre 9 y 200 habitantes. No te pierdas:

  • El Parque Nacional de Aigüestortes

    . Es una visita obligada que te permitirá deleitarte de un impresionante paisaje, su gran riqueza de fauna y vegetación. Lagos, riachuelos y cascadas son protagonistas del único parque nacional de Cataluña. Un auténtico paraíso para los amantes de la naturaleza y el senderismo.

Más información aquí

Foto: Roxana Ibañez

  • Rutas por Iglesias románicas

    En el Valle de Boí existen ocho iglesias y una ermita declaradas Patrimonio Mundial por la UNESCO. Las construcciones llevadas a cabo durante los siglos XI y XII se caracterizan por sus campanarios de torre, el esmerado trabajo de la piedra y la decoración exterior de arquetes ciegos y bandas lombardas. Muy recomendable la proyección del vídeo mapping en Sant Climent de Taüll.

Descubre las visitas guiadas aquí

Foto: Roxana Ibañez

  • Apúntate al Balneario de Caldes de Boí

    Ideal para darte un capricho en este espacio que cuenta con 37 fuentes termales y aguas mineromedicinales de diversas composiciones y temperaturas con virtudes curativas y relajantes que se combinan en un paisaje de belleza espectacular. Un lugar para disfrutar de la calma y la naturaleza con vistas privilegiadas al Pirineo catalán.

Mira los detalles aquí

Foto: Balneari de Caldes de Boí

En resumen:

Darle la bienvenida al buen tiempo en el Valle de Boí es la cita perfecta que no solo te dejará un recuerdo inolvidable con las bajadas de fallas, sino también por su encanto arquitectónico de sus iglesias en sus diferentes pueblos y que son todo un legado digno de admirar. Y por si fuera poco, su entorno cargado de naturaleza te seducirá sobre todo si buscas desconectar ¡Elige el Valle de Boí para tu próxima aventura!