Cerrar

Volver a la sección B-Travel Blog

Foto: iStock/benkrut

La capital de la República Checa está cargada de historia y la puedes descubrir a través de sus sitios más emblemáticos. Hemos elaborado una ruta para que no te dejes nada sin ver

Desde la histórica Ciudad Vieja hasta el imponente Castillo, Praga es un destino de moda, con infinidad de joyas arquitectónicas y una riqueza cultural apabullante. Tiene tanto que ofrecer que, desde hace unos años, se ha convertido en una de las ciudades más visitadas de Europa. Por eso te dejamos una lista de los lugares que debes visitar si viajas a la capital de la República Checa. 

1. Plaza de la Ciudad Vieja (Staromestske Namesti) 

El corazón del barrio más antiguo de la ciudad es un buen punto de partida para empezar a descubrir Praga. La Plaza de la Ciudad Vieja está rodeada de interesantes callejuelas que se pueden recorrer cómodamente a pie por cuenta propia o acompañados de un guía. A su alrededor se concentran emblemáticos edificios como el Viejo Ayuntamiento, el palacio rococó Kinsky (sede de la Galería Nacional), la iglesia Nuestra Señora de Tyn -el templo más icónico y de estilo gótico de Praga-, la Casa Storch de estilo neorrenacentista o la Casa de la Campana de Piedra, un ejemplo del gótico civil.

Foto: ©Prague City Tourism

2. Reloj Astronómico

Otro gran símbolo de la ciudad es el Reloj Astronómico. Esta joya mecánica ubicada desde 1410 en la fachada sur del Viejo Ayuntamiento, repite cada hora en punto un espectáculo que no deberías perderte, el Paseo de los Apóstoles (desde las 9.00 hasta las 23.00), un ritual en el que 12 figuras mecánicas cobran vida y desfilan en la parte superior de la Torre. Pero eso no es todo, pues este reloj medieval cuenta con varias esferas que muestran cuatro tipos de horarios: centroeuropeo, babilonico, checo y astral.

Foto: ©Prague City Tourism

3. Clementinum: para no perderse la biblioteca barroca 

Muy cerca del centro histórico se encuentra el segundo mayor complejo de edificios de la capital checa, después del Castillo de Praga. Razones para visitarlo tiene de sobra. El Clementinum en su origen fue una universidad jesuita y actualmente la ruta por este conjunto de bellos salones barrocos se divide en tres secciones. Para no perderse:

  • La Biblioteca barroca.  Es uno de los rincones más bonitos del Clementinum, no en vano ha sido reconocida como una de las bibliotecas más bellas del mundo. Se trata de una enorme sala dotada con más de 27 mil libros, grandes globos terráqueos de gran valor histórico y espectaculares frescos con motivos artísticos y científicos. Entrar aquí es un viaje al pasado y más si eres amante de los libros.
  • La Capilla de los espejos. Una inmensa sala cubierta de espejos donde puedes ver un órgano original del siglo XVIII, que tocó el famoso compositor Wolfgang Amadeus Mozart.
  • Sala de los meridianos. Se utilizaba antiguamente como cámara oscura gigante, y se tiraba de una cuerda para determinar el mediodía. Podrás ver instrumentos originales que se usaban para los cálculos astronómicos.
  • La Torre Astronómica. Tiene 68 metros de altura y ofrece una magnífica vista del centro de Praga, además de albergar una exposición de instrumentos de medición históricos.

Información práctica: Horarios y entradas aquí

4. Catedral de Praga

La Catedral de San Vito es el símbolo espiritual más importante del estado checo, levantada en el lugar que ocupaba una rotonda románica. La Puerta Dorada es su entrada principal y en ella destaca un mosaico de 80 metros del Juicio Final. Su interior es impresionante y guarda grandes tesoros como las joyas de la Corona, que se muestran en la Capilla de San Wenceslao. También ha sido escenario de la coronación, bodas y funerales de los reyes y emperadores de Bohemia.

Foto: ©Prague City Tourism

5. Puente de Carlos

Ofrece al visitante una estampa única entre vendedores ambulantes, dibujantes y músicos callejeros que amenizan el paseo. Actualmente es de uso peatonal y desde 1357 une la Ciudad Vieja con el barrio de Malá Strana. El Puente de Carlos cuenta con una torre de defensa en cada extremo, está flanqueado por una treintena de estatuas barrocas de personajes destacados de la historia de la ciudad y santos. La más famosa es la de San Juan Nepomuceno, santo checo y patrón de Infantería de la Marina española, que fue tirado al río por orden de Wenceslao IV en 1393. Se dice que a quien pida un deseo poniendo la mano izquierda en la representación de su martirio (en la base de la estatua), le será concedido.

Foto: ©Prague City Tourism

6. Malá Strana

Este encantador barrio, uno de los distritos con más historia de Praga, está situado a los pies del castillo y merece un paseo por sus calles mientras admiras las fachadas de colores vivos que aún conservan ese tinte antiguo. El mejor acceso es por el puente de Carlos. No te pierdas la Iglesia de San Nicolás o la de Nuestra Señora de la Victoria, en cuyo interior se encuentra la pequeña y muy venerada escultura del Niño Jesús de Praga, al cual se le cambia de vestido varias veces a lo largo del año. Incluso cuenta con un museo donde se exponen estos trajes. También puedes admirar el muro de John Lennon situado en la Plaza del Gran Priorato, un símbolo de amor y paz.

7. Monte Petrín

Otro lugar que debes apuntar en tu lista es el Monte Petrín, no solo porque te permitirá ver una espectacular panorámica de gran parte de Praga sino porque también puedes disfrutar de una serie de planes culturales y científicos. Este famoso mirador se encuentra a más de 300 metros de altitud, en el barrio de Malá Strana, y se puede acceder en funicular o a pie. Aquí podrás visitar el curioso laberinto de los espejos, la Torre de Petřín, que recuerda a la Eiffel de París, o disfrutar de una cervecería centenaria.

8. Castillo y Colina de Praga

Este conjunto arquitectónico fortificado en lo alto de la colina Hradcany, con una superficie de casi 70.000 m², es el complejo de castillos más grande del mundo, según el Libro Guinness de los Récords. El Castillo de Praga es como si fuera una ciudad en miniatura y data del siglo IX, consta de museos, el Palacio Real o el pintoresco Callejón del Oro, también llamado de los Alquimistas, donde vivió el célebre escritor Franz Kafka. También es el destino ideal para admirar las vistas panorámicas de la capital checa, no en vano ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Foto: ©Prague City Tourism

9. Barrio y cementerio Judío

El antiguo distrito judío de Praga, también conocido como el barrio de Josefov, mantiene lugares representativos, entre ellos el Antiguo Cementerio Judío fundado en el siglo XV, un sitio sobrecogedor ya que fue el único lugar donde se permitía enterrar a los miembros de esa comunidad durante tres siglos. A pocos metros se pueden visitar las sinagogas Viena, Nueva y la Española, con su bello mosaico interior.

Foto: ©Prague City Tourism

10. Mercado de Havelská 

Los mercadillos de Praga no solo son de visita obligatoria en Navidad sino en cualquier época del año. Uno de los más antiguos es el Mercado de Havelská, que data ni más ni menos que de 1232. Actualmente no solo podrás ver un mercado de verduras y productos autóctonos, sino que también será el mejor lugar dónde comprar en Praga objetos de madera, como las famosas marionetas, y todo tipo de souvenirs o productos típicos de la cocina checa.

Información práctica: Descubre cómo llegar aquí

CONCLUSIÓN

Pasear por los lugares más emblemáticos de Praga es un auténtico placer. La Plaza de la Ciudad Vieja, el Reloj Astronómico o descubrir una de las bibliotecas más bonitas del mundo te permitirán viajar a otro mundo, romántico e histórico a la vez. Sin olvidar que en tu lista deberías apuntar un paseo agradable por el encantador Puente de Carlos a cualquier hora del día o descubrir Malá Strana, Monte Petrín, el Castillo de Praga o el Barrio Judío. Y por qué no irte de compras por el Mercado de Havelská, uno de los más antiguos de la ciudad.