Periodista de viajes

Paco Nadal

Paco Nadal lleva 25 años escribiendo sobre viajes. Su afición por viajar con su cámara de fotos y contarlo le ha convertido en uno de los referentes de nuestro país en el periodismo de viajes. Es autor de más de una decena de libros y guías de viajes. Colabora en programas de radio y ha dirigido y presentado numerosos documentales en distintos canales de televisión. ‘El blog de Paco Nadal' de El País es además uno de los más influyentes del sector. Su tono directo, desenfadado y sincero acercan cada día la diversidad de este mundo y la pasión por descubrir nuevos destinos a miles de personas.

"No concibo el viaje sólo como una forma de placer, siempre lo entendí como una forma de aprendizaje."

 
Después de tantos años recorriendo el mundo, ¿cómo eliges tu próximo destino?

El próximo destino muchas veces no lo elijo yo, viene él solo. Bien porque me llama algún cliente para ir a hacer algún video o algún trabajo profesional, bien porque surge un viaje con amigos, o por alguna casualidad. Siempre tengo algún viaje en mente, pero no siempre es el siguiente que pueda hacer.

¿Cuáles son para ti las cinco cosas básicas para viajar?

No sé si son cinco o 50, pero sé que todas se pueden resumir en una: viajar como una esponja, dispuesto a absorberlo todo, empaparse de todo, aprender de todo lo que veas.

¿Desde que empezaste a escribir sobre viajes, la forma de narrarlos ha cambiado mucho?

Yo solía contar historias de viajes desde bien joven, torturando con interminables sesiones de diapositivas a los pocos amigos que conseguía convencer. O a mi familia, porque no tenía más remedio. Pero de manera profesional llevo 25 años dedicado al periodismo de viajes y el cambio ha sido brutal. La aparición de Internet lo transformó todo. Internet ha cambiado la forma que tenemos de relacionarnos con el mundo de los viajes, no sólo de comprar un billete o reservar una habitación de hotel. También de cómo buscamos información y cómo la compartimos. Mi trabajo hoy día no tiene prácticamente nada que ver con el que hacía hace ocho o diez años. Tengo muchas más herramientas para contar cosas, puedo llegar directamente al público, ese público puede interactuar conmigo: todo esto son ventajas. El inconveniente puede ser la inmediatez, la falta de reflexión que antes si tenías cuando hacías un viaje y publicábamos un artículo dos meses después y que ahora no existe.

Hablando de nuevas tecnologías, ¿ayudan o entorpecen un viaje?

Siempre he sido de los que piensan que cualquier mundo presente es mejor que el pasado, las tecnologías han venido para hacer una realidad mejor y más fácil. Siempre. Simplemente, ahora con estas nuevas tecnologías se viaja y contamos los viajes de manera diferente, pero jamás diré que cualquier tiempo pasado fue mejor. Me encanta vivir no solo en el presente, sino pensando en el futuro.

En el norte de Europa un gran porcentaje de los jóvenes se toman un tiempo para viajar y aprender, antes de tomar la decisión de qué hacer con su futuro. ¿Crees que deberíamos hacer lo mismo en España?

El gap year es una gran tradición de la Europa protestante y de Australia y Nueva Zelanda que aquí por desgracia nunca arraigó. Debería ser obligatorio pasar un año fuera, viajando, no solo por aprender bien un idioma sino por aprender de la vida antes de que la realidad profesional y familiar te absorba y nunca más puedas vivir una experiencia como esa.

B-Travel cumple en su próxima edición 25 años de historia. ¿Crees que espacios como el Salón del Turismo ayudan a crear esta ‘cultura viajera' en nuestro país?

Sí, decididamente salones como B-Travel son necesarios y ayudan a fomentar la cultura viajera.

¿Cuál es la principal motivación para el viajero, el destino o las experiencias que puede vivir allí?

Creo que hay quien viaja para coleccionar destinos -los menos-, y hay quien viaja para coleccionar experiencias, que es mucho más enriquecedor. No concibo el viaje sólo como una forma de placer, siempre lo entendí como una forma de aprendizaje. Por eso muchas veces el mejor viaje es en el que peor lo has pasado… es también el que más te ha enseñado.

2017 es el Año Internacional del Turismo Sostenible. ¿Qué impacto real crees que tendrá una iniciativa como esta?

Mucho me temo que su impacto se quedará solo en el papel y las buenas intenciones. Debería ser el año internacional del turismo sostenible todos los años. El turismo es una industria necesaria que genera casi el 10% del PIB mundial y gracias a la cual viven amplias poblaciones del planeta. Pero no podemos olvidar que también, como toda actividad humana, es dañina si se descontrola. Ya tenemos muchos ejemplos en que el turismo descontrolado unido a la voracidad empresarial ha destrozado parte de este planeta. Sin ir más lejos, nuestra costa mediterránea. Y no tengo muy claro que hayamos aprendido de los errores. Ni aquí (ya empezamos a ver otra vez grúas de construcción por todos lados), ni en países en vías de desarrollo que quieren crecer a toda costa sin aprender de los destrozos que ese modelo causaría en otros países.

Poniendo la vista en Semana Santa, ¿nos recomiendas un lugar para pasar las vacaciones?

En Semana Santa a mí me gusta mucho ir a Marruecos, un país fascinante que tenemos ahí enfrente y en el que un viaje de 14 km en el espacio supone un viaje de 1000 años en el tiempo.

"Debería ser el año internacional del turismo sostenible cada año."